50 ‘mossos’ irrumpen en la cafetería de los juzgados para arrestar a 6 indignados

Los Mossos d’Esquadra han anunciado la detención de las personas imputadas como autoras de los incidentesque tuvieron lugar el pasado 15 de junio frente al Parlament de Catalunya, cuando un grupo de manifestantes del movimiento 15M trató de impedir el acceso de los parlamentarios autonómicos a la cámara legislativa.

Siguiendo las órdenes de la Audiencia Nacional, la policía está procediendo a las detenciones para su identificación a fin de que comparezcan ante la Audiencia donde se les tomará declaración. Una vez realizados los trámites, las detenciones quedan sin efecto y los detenidos serán liberados.

Los detenidos son trasladados a una comisaría, donde se les toma declaración y se les entrega la citación para que comparezcan como imputados en la Audiencia Nacional, tras lo que quedan en libertad con la obligación de comparecer ante el juez Eloy Velasco, que investiga el asedio a la cámara catalana, según la policía.

El magistrado imputa a todos ellos un delito contra Altos Organismos de la Nación, castigado con penas de entre tres y cinco años de cárcel, por los “actos de fuerza, intimidación o amenaza contra los miembros de la Cámara legislativa autonómica” que se produjeron al objeto de “impedir la asistencia a sus sesiones y a entorpecer su labor”.

Eloy Velasco había solicitado a los Mossos que ampliasen un primer informe remitido el miércoles a su Juzgado sobre los incidentes. El magistrado había pedido al cuerpo policial que apoyase la identificación de los participantes en los disturbios con el acompañamiento de imágenes grabadas en el lugar de los hechos.

Fuentes judiciales han explicado que una de las primeras detenciones ha tenido lugar hacia las 8.00 de esta mañana en el barrio de Gracia de Barcelona, donde ha sido arrestado un cámara de una televisión local vinculada a movimientos sociales de Barcelona. Según las mismas fuentes, el detenido ha sido abordado por agentes de paisano cuando se dirigía a su lugar de trabajo y, posteriormente, trasladado en un coche policial a la comisaría para su identificación.

Abogados del colectivo de indignados han criticado la operación policial, que califican de mediática, por considerar que las detenciones son injustificadas, ya que habría suficiente con enviar la citación judicial a los imputados por los procedimientos ordinarios, como es habitual. En el día de hoy, está previsto que la policía autonómica detenga a las 22 personas que fueron identificadas como autores de los hechos de acoso a diputados en el informe enviado a la Audiencia Nacional.

Esas identificaciones han sido posibles tras un complejo rastreo por internet y gracias a las imágenes captadas por los medios de comunicación y, según fuentes cercanas al caso, se apoyan en contundentes pruebas gráficas, dado que la intención de la policía autonómica era garantizar la solidez de las imputaciones.

Los Mossos d’Esquadra, que investigaron los hechos de acoso al Parlament de forma coordinada con la Fiscalía de Catalunya, enviaron un informe a la Audiencia Nacional en el que identificaban a 22 personas presuntamente implicadas en los insultos y zarandeos a diputados que pretendían acceder a la cámara catalana para el debate de los presupuestos autonómicos.

Los hechos ocurrieron en el marco de una protesta convocada por el movimiento de indignados, en la que participaron cerca de 3.000 personas, para boicotear el debate de presupuestos autonómicos, que abría la puerta a los recortes.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/politica/20111003/54225826824/detenidos-los-autores-de-los-incidentes-del-parlament-para-que-declaren-ante-la-audiencia-nacional.html

———————–

Actualizada

La Ciudad de la Justicia de Barcelona ha sido escenario a primera hora de la tarde de hoy de una situación esperpéntica. Unos 50 agentes antidisturbios de los Mossos d’Esquadra han irrumpido en los juzgados para dar caza a los indignados que se habían presentado allí por la mañana, de forma voluntaria, para evitar ser detenidos por su participación en el acoso y agresión a los diputados frente al Parlamento de Cataluña, el pasado 15 de junio.

La rocambolesca historia ha comenzado a las 11.00 horas, cuando nueve de los 22 indignados -a los que la Audiencia Nacional imputa un delito contra las instituciones del Estado- se han presentado de forma voluntaria ante el juzgado de guardia. Allí han explicado el motivo de su visita. Los indignados pretendían evitar lo que ha ocurrido con el resto de imputados, detenidos por los Mossos d’Esquadra en sus casas y lugares de trabajo. Los jóvenes han explicado al juez que sabían que estaban siendo buscados por la policía autonómica. Y han firmado un documento para pedir a la Audiencia Nacional que les autorizase para declarar en Barcelona y no tener que hacerlo en Madrid.

Hacia el mediodía, tras estampar la firma en su declaración, los indignados se han instalado en la cafetería-restaurante de la Ciudad de la Justicia de Barcelona, situada un piso por debajo del vestíbulo. Allí han permanecido un par de horas hasta que un responsable de seguridad de la policía autonómica que trabaja en el complejo judicial se ha percatado de la situación y ha decidido avisar a sus superiores.

Casi una hora más tarde, siete furgonetas de la Brigada Móvil (los antidisturbios) han llegado a toda velocidad y se han plantado frente a uno de los accesos a la Ciudad de la Justicia, junto a la Gran Vía de Barcelona, casi en el límite con L’Hospitalet de Llobregat. La cincuentena de agentes han irrumpido sin más en el recinto judicial y han pedido la documentación a una serie de personas que aguardaban los acontecimientos, entre ellos tres periodistas.

Todas esas personas han permanecido retenidas bajo un cordón policial mientras los antidisturbios bajaban a la cafetería y detenían a los indignados. “Han levantado y tirado mesas y sillas, ha sido un jaleo considerable”, ha explicado una de las personas retenidas en el vestíbulo, quien ha logrado hablar por teléfono con alguno de los indignados. Los antidisturbios han decidido llevar a los indignados al auditorio que hay junto a la cafetería (también en la planta baja) y, después, los han sacado esposados por una de las puertas laterales.

Seis de ellos han sido esposados y trasladados en las furgonetas de los Mossos d’Esquadra. Pero el esperpento no ha acabado ahí. Al poco tiempo, el juez de guardia ha entrado en escena y ha exigido, con cara de pocos amigos, que el responsable del dispositivo pasara a su despacho. El jefe de seguridad de los Mossos en la Ciudad de la Justicia y el responsable de la Brigada Móvil han entrado al despacho del juez para parlamentar. Hasta allí ha acudido también la jueza decana de Barcelona.

Mientras todo esto ocurría, la Audiencia Nacional se ha puesto en contacto con el juzgado de guardia para informarle de que debía inhibirse del asunto, ya que la detención de los indignados por el cerco al Parlamento catalán ya había sido “pactada” entre el tribunal y la policía autonómica.

A les 19 hores els indignats han convocat una concentració a Plaça Catalunya per protestar pels fets d’avui.

Fuente: http://politica.elpais.com/politica/2011/10/06/actualidad/1317910207_562425.html

Relacionada: Cosas que pasaron el 15J frente al Parlament y no te han contado

Relacionada: Sobre la violencia en el Parlament de Catalunya

Relacionada: De las agresiones a la entrada del Parlament y los mossos antisistema de paisano

Relacionada: Indignados en Barcelona sitian el Parlament

Página vista 37,487 veces

No hay comentarios.